Haide Giri: Una mirada reflexiva

La Senadora Nacional por Córdoba, Haide Giri, fue entrevistada por la Agencia Paco Urondo. Su posición sobre el peronismo en Córdoba,  la política y el poder, el papel de los medios y de los sectores de dominación, el modelo nacional y popular, el rol del kirchnerismo en este modelo y las perspectivas actuales, reflejan una posición aguda y crítica que vale la pena ser conocida.

 

giti

 

Agencia Paco Urondo -APU- : Te formaste políticamente en los 70. ¿Cómo era aquello?

 

Haide Giri -HG-: : Hubo crecimientos, todos estuvimos en algún sitio con mucha dedicación, había convicción, a mí generación le tocó pelear por Perón a la Argentina. Era fantástico. Y lo logramos, desde distintas vertientes, pero después la vida de cada uno continuó en el respectivo proceso y nos volvimos a encontrar en el 81, 82. Estuve dos años en Brasil y dos en España. Desde la dictadura hasta esos años no hubo casi movilidad política, muchos estaban muertos y los demás dispersos. Nos fuimos reuniendo.

 

APU: ¿Estabas en el Peronismo de Base, como el gobernador Schiaretti?

 

HG: No, era JP.

 

APU: ¿Volviste a Intransigencia y Movilización cuando regresaste del exilio?

 

HG: No, siempre estuve en el Partido Peronista cordobés. Los cordobeses tenemos particularidades, y muchas contradicciones. La Córdoba de la Reforma del 18 es la misma que la de los Comandos Civiles del 55, y la del cordobazo, y la de Benjamín Menéndez, esa contradicción a veces aparece con mucha virulencia y el humor que muchas veces cauteriza, otras ridiculiza, sobre todo cuando un personaje toca con humor temas serios, como es el caso de (Luis) Juez. Pero bueno, somos esto los cordobeses, múltiples miradas que a veces logramos coincidir. En términos partidarios, por ejemplo, Córdoba nunca fue menemista, le ganó la interna a Menem.

 

APU: ¿Y la ex diputada Alarcia?

 

HG: Leonor Alarcia, sí. Los cordobeses, algunos, con Leonor teníamos prevenciones. Hay cosas que te duelen, si yo sé quién pintó “viva el cáncer”, aunque haya cambiado, la voy a mirar de reojo. Y Alarcia en su ciudad natal había arrastrado un busto de Eva Perón y muchos no le perdonábamos. Después, la vieja ingresó al peronismo, la verdad… había que seguirle el rastro, tenía una capacidad de movilización, de ir y venir, y lo cierto es que ella, con Menem fue absolutamente leal, consecuente, hay que rescatar a cada uno en sus cosas. Hay que comprender el pasado, sino te movés en una ignorancia absoluta en el presente, hay que asumirlo como verdad histórica, más allá de las miradas diferentes. Para encontrar, comprender lo que hoy sucede, intento mirar para atrás con amor, ojo, tampoco tener estupidez.

 

APU: ¿Qué lectura hacés de Menem?

 

HG: Mirá, a los tres meses de que era Presidente, saqué un pequeño recuadro en La Voz del Interior donde decía: “Sr. Presidente, esto no es lo que yo voté”. Poner de ministro a alguien que expresaba al Grupo Bunge y Born… y después la alianza con la UCEDÉ y todos los sectores más conservadores de Argentina. Yo soy una peronista que me encuadré y formé como militante leyéndolo a Perón, bastaba leerlo para encontrar todos estos apellidos que hoy siguen estando para ver que era la derecha más reaccionaria de Argentina. Aún suponiendo que hubiera buena voluntad, solo la omnipotencia lo pudo haber llevado a pensar que podía encuadrar a toda esta derecha en un proyecto nacional. Con las privatizaciones… creo que las cuestiones fundamentales de un Estado tienen que estar en manos del Estado, gobierne quien gobierne: comunicación, transporte, energía. Y esto se regaló porque ganaron muchos pero no nosotros. Así que perdimos. Y este gobierno está recuperando dignidad nacional. Valores culturales que no teníamos más. Reconocernos en ser argentinos. Veo jóvenes que no quieren ser argentinos. Ni saben qué es la bandera, y también tenemos que recuperar los símbolos patrios.

 

APU: ¿Por qué te parece que sucede eso?

 

HG: Hubo un proceso de transculturación fuerte. La ideología de Roma… Roma siempre existió, más allá de su territorio. El imperio conquista de distintas maneras. En otras épocas lo hizo con golpes de Estado, después desarrolló toda una pelea ideológica. No es casual lo que le pasa a Chávez en Venezuela, en Bolivia a Evo Morales, en Ecuador y a nosotros. Toda esta escalada… hay mucha gente que participa de movidas sin ser golpista, porque la información que recibimos es tan mentirosa… esto es lo que la gente recibe de la mayor parte de los medios de prensa. Yo propongo escuchar Radio Nacional, ver Canal Encuentro.

 

APU: ¿Qué lectura hacés de los medios?

 

HG: Lograron instalar como “el campo” a un grupo que es del campo. Porque la cantidad de obreros y peones, en ningún momento apareció. El peón laburaba mientras el dueño cortaba la ruta. (Los medios) lograron hacer lo que siempre logran. Si lo hacen algunos, es democracia, y si lo hacen otros es patoterismo. Es decir, si hay una corte en la calle es transgredir la Constitución. Si ellos cortan la ruta y desabastecen, es democracia. Eso es muy peligroso. Porque hay gente que toma como verdadero eso. ¿Qué aparece acá con mucha violencia? La negritud, quién es negro y quién es blanco. El negro es malevo, te puede robar, es peligroso. El rubio es luz, brillo. Instalaron a un cabecita negra de pelo rubio entrerriano, lo instalaron como dirigente de un sector que siempre representó la oligarquía en Argentina. Que no es toda la ruralidad o todo el campo. Es la Sociedad Rural, históricamente gorila, con otras miradas de Argentina, vienen de Mitre y Roca, habría que sacar esos nombres de las calles.

 

APU: ¿Y en Córdoba quién expresa los intereses reaccionarios?

 

HG: Lamentablemente, durante las retenciones, los sectores más reaccionarios fueron expresados por De la Sota, dentro del peronismo. Juez a la cabeza. Ambos lo hicieron desde perspectivas electoralistas, lo demás les importa muy poco. ¿Qué hacía De la Sota en la Rural? ¿Y Juez mandándose cartas con Carrió? Y Córdoba tiene un trasfondo muy reaccionario. Una sociedad que se siente muy intelectual, muy academizada, si bien no es como en otras épocas, muy bombardeada por los medios de comunicación cordobeses, que estuvieron a favor de esto que se expresó como campo. Y decían “campo vs. Gobierno”. Jamás podés comparar un sector con un gobierno, le das un entidad que no la tiene, la gente creían que eran ellos contra el gobierno. Eso claro que es altamente desestabilizante. Y todo el radicalismo, salvo el radicalismo K, relativamente también.

 

APU: ¿Y quiénes expresan las mejores tradiciones políticas de Córdoba?

 

HG: Eso es lo que hoy se está volviendo a armar. Creo que estamos muy dispersos, pero estamos. Estamos usando las herramientas del sistema para comunicarnos, blogs, mails. Y a través de las estructuras políticas. Yo como senadora me he vuelto a relacionar con las estructuras políticas cordobesas. Hay un montón de compañeras y compañeros que se están empezando a sumar, sobre todo muchos no-peronistas. Está muy clara la contraposición de los dos modelos de la Argentina. Uno de inclusión social, llamado nacional y popular, y otro que son los que quieren vivir a costa del resto. Que mataron indios. Los que no quieren a los necesitados, a los negros, los que pintaron viva el cáncer.

 

APU: ¿Quiénes serían entonces los del campo popular en Córdoba?

 

HG: No podría dar nombres porque hay cambios constantes, estamos construyendo los puentes para construir una instancia política que explique y comunique. Cuando la gente entiende cambia el discurso. Allá hay una radio en especial que está a tiempo completo taladrando, del partido político de Juez. Son dos o tres periodistas. De tanto denostar, la gente quiere creer en algo. Y este año creyeron en los periodistas. Craso error.

 

APU: ¿Cómo ves la situación política del kirchnerismo cordobés, qué posibilidades tiene su consolidación?

 

HG: El kirchnerismo tomado como lo que expresa el modelo nacional y popular. En Córdoba, y tal vez en Santa Fe no está bien posicionado. Córdoba no fue menemista, no fue kirchnerista. Es “cordobesista”. Pero hoy nadie expresa integralmente al cordobés. Esta es la veta que tiene que atravesar el kirchnerismo para construir canales recomunicación con la gente para construir una superación. En 2009, creo que nos va ir bien. En 2011, muy bien. Además, con Cristina que está mandando mensajes estratégicos y muy claros, nos va a ir bien. La gente no es tonta, si le explicás, entiende. Información no es solo los medios, es el boca a boca. Nosotros estamos haciendo un encuentro este fin de semana (13 y 14 de diciembre) en Río Ceballos con dirigentes políticos, sindicales, no solo del peronismo, que va a ser muy interesante. Va a ser un lugar de encuentro, el primero para mí en este nuevo escenario. Y las conclusiones van a ser políticas, no estamos trabajando para elecciones ni para candidatos. Para tener poder político. Es la única manera de hacer política, porque hay que decidir. Y queremos estar en los lugares donde se deciden cosas. El tema del poder lo volví a recuperar, gracias a un discurso de Cristina.

 

Fuente: Agencia de Noticias Paco Urondo

Anuncios
Published in: on diciembre 20, 2008 at 1:31 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2008/12/20/haide-giri-una-mirada-reflexiva/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: