Orlando Barone: El enigma fascinante es la camarera negra

  

El prestigioso y poderoso francés acusado de presunto abuso y violación ya es un convicto más en Rikers Island, la cárcel de máxima seguridad de Nueva York; que es como decir que ha sido expuesto al desnudo explícito. Metáfora alusiva a la última escena que al parecer lo involucró en el hotel sin corbata ni calzoncillos. El rostro de Dominique Strauss Kahn aunque conocido, ha aparecido esta vez con desmesura en la primera plana del mundo; su cuerpo doblado y traza desprolija muestran el abatimiento y el descuido de un preso insomne. El cautivo está claramente definido en un retrato público, nítidamente sucio por su delito. Es natural que sobre él caigan juicios razonables y juicios de verdugos éticos y juicios ideológicos y ejecuciones al voleo de un público tentado a ajusticiar con o sin justicia.  

Pero la otra parte de la trama es aún una incógnita. Sí, la camarera negra aún no tiene nombre. Figura como coprotagonista de esta obra obscena, o si se prefiere vil y dramática, pero está entre bambalinas. La musulmana de 32 años, originaria de Guinea y denunciante de haber sido vejada por el poderoso todavía no aparece. Y el público espera que aparezca porque es la parte emocional de esta historia. ¡Y por qué no decirlo? La parte estética. Hasta hoy martes 18 a la mañana nadie la ha visto. A esta altura del escándalo el valor de una imagen de su cara y su cuerpo crecen al empuje de las expectativas sanas o perversas de nosotros, la buena gente.  Jaurías de periodistas y reporteros al acecho están esperando terminar de “asecharla” aunque sea con una cámara sorpresa embutida en un insterticio del closet o del lavatorio donde ella se cepilla los dientes. Seguramente habrían de ser dientes blancos como perlas en una boca densa de labios densos y de intenciones intensas- dicho esto con cinismo periodístico- para responder al suspenso a que incita su protagonismo, por ahora invisible. ¿Se asomará a una ventana de su refugio, se la podrá ver y captar imprevistamente en enaguas o en minifalda? 

Es esta una sociedad mediática donde hasta a un piojo le sería imposible ocultarse o ser ocultado, si la prensa del mundo lo busca por más espesa que sea la cabellera en la cual se escabulla. También le será difícil esconderse a una camarera por más clausura y reserva que se le impongan.

El negocio de comunicación no para nunca. Y está para satisfacer la demanda de sociedades con gran apetito de consumo de escándalos, y si estos son obscenos, sexuales, lascivos y picantes, y sus actuantes son un Señor y una plebeya, con más demanda todavía.

Así que el más fascinante enigma está en la camarera. En su autenticidad como víctima, para no conspirar con conspiraciones en las que ella sorprenda y se convierta en victimaria. Y en cómo será su salida de esta encrucijada, aparte del trámite de la Justicia. Una, la salida personal, la que solamente ella emprenderá con la dificultad de ya haber dejado de ser una camarera cualquiera. Y otra la chance compensatoria por la cual un  damnificado, a consecuencia del daño, salta a cierta fama y a cierta repentina prosperidad devenida paradójicamente de los Medios que usufructuaron su nombre como negocio.

Lo cierto es que hasta aquí la película la acapara el perverso. Pero el gran final lo protagonizará la camarera negra.

Fuente texto: diarioregistrado.com

Fuente imagen: impacto.mx

Anuncios
Published in: on mayo 18, 2011 at 7:47 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2011/05/18/orlando-barone-el-enigma-fascinante-es-la-camarera-negra/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: