Roberto Navarro: Las razones por las que la argentina sigue creciendo

Por qué la Argentina sigue creciendo por arriba del nueve por ciento cuando la economía del mundo cae? La Unión Europea y Japón ya entraron en zona de recesión, Estados Unidos transcurre por un período de estancamiento y hasta China comenzó a desacelerarse. La evolución del PBI de Brasil fue cero en el tercer trimestre de 2011. ¿Qué distingue al país del resto del planeta?: Un sistema de políticas activas implementadas por el Gobierno que apunta, fundamentalmente, a fortalecer el mercado interno y la producción nacional.

La distribución del ingreso es la base fundamental del modelo económico. Néstor Kirchner lo explicaba así: “El PBI se conforma de consumo, inversión y comercio exterior. En los noventa, se probó la teoría del derrame y no funcionó. Ahora lo armamos como se arman los buenos equipos de fútbol: de abajo para arriba. Tenemos que lograr que los cuarenta millones de argentinos sean consumidores plenos. El crecimiento del consumo demanda una mayor inversión. Estos dos ítems, consumo e inversión, impulsan las exportaciones: el consumo te da mayor escala de producción y la inversión, mayor eficiencia. Ambos bajan los costos y permiten competir a nivel internacional. Así crecen consumo, inversión y exportaciones y la economía vuela”.  

La presidenta Cristina Fernández decidió sostener la política de distribución del ingreso en medio de la crisis: así marcó la diferencia. En el primer trimestre de 2011, Chile creció un 9,8 por ciento; en el tercero se desaceleró al 4,8 por ciento. En el mismo período, Uruguay bajó del 9,7 al 5,8 por ciento, y Brasil, del 9,9 a cero. La economía argentina avanzó al 9 por ciento todo el año pasado. Un estudio realizado por Esteban Pérez y Ramón Pineda, de la CEPAL, señala que “el temor del FMI sobre el recalentamiento y la obsesión por las presiones inflacionarias se han convertido en factores dominantes en la región. Mientras la Argentina, en una clásica muestra de política contracíclica, subió el gasto el año pasado, Brasil lo disminuyó un 0,3 por ciento; Chile, un 0,5 por ciento, y México, un 1,2 por ciento”. Estos datos son los que revelan que no es el viento de cola lo que impulsa el crecimiento nacional; sino las políticas del Gobierno.  

En Estados Unidos se llegó a que el 1 por ciento de la sociedad se quede con el 25 por ciento del ingreso. Así cayó el consumo y, con él, la producción y la recaudación. En la Argentina, se vive el proceso inverso: una cada vez mayor distribución del ingreso impulsa el consumo. Es simple. Por el método del absurdo se puede deducir que una persona que concentra el total del ingreso no puede comerse 20 millones de kilos de carne diarios. Pero 40 millones de argentinos pueden, a medio kilo por persona, consumir 20 millones de kilos de carne por día. En el tercer trimestre de 2011, las familias que pertenecen al decil más alto de la sociedad recibieron ingresos 16 veces mayores que el 10 por ciento más pobre. En 2003, la diferencia era de 37 veces.

El 72 por ciento del producto nacional es consumo. Una sistemática política de crecimiento del ingreso impulsa la evolución del principal ítem del PBI. La actualización del Mínimo Vital y Móvil, las paritarias, los dos aumentos jubilatorios por año y los incrementos sobre la Asignación Universal por Hijo, todos por arriba de la inflación, elevan el ingreso de más de 20 millones de personas, impulsando un constante incremento del consumo.

Lo que sigue son las diez principales razones por las que la Argentina sigue creciendo en medio de la debacle internacional.

DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO

El índice Gini, utilizado por la OCDE para comparar la desigualdad en todos los países pertenecientes a la ONU, cayó a 0,39 en diciembre. Este registro mide el grado de desigualdad de 0 a 1, siendo cero el mejor valor de igualdad y 1 el peor. En 2003, había llegado a 0,54. En siete años, se redujo un 29 por ciento. La participación de los ingresos de los trabajadores en la economía, que en 2003 era del 34,6 por ciento, llegó a fin de año al 48,2 por ciento, cada vez más cerca del 50 por ciento alcanzado en el primer gobierno de Perón. Esta mejora en la distribución de los ingresos se da en un momento en que -según datos de la OCDE-, el año pasado 19 de los primeros 20 países del mundo por PBI empeoraron sus indicadores de igualdad. Ésta es una de las principales razones que diferencian a la Argentina del mundo en la actual crisis.

POLÍTICA DE INGRESOS

En 2011, los ingresos de trabajadores, jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) crecieron por arriba de la inflación. El Mínimo Vital y Móvil aumentó un 25 por ciento, el promedio de incrementos salariales surgidos de las negociaciones colectivas fue del 26,1 por ciento, las jubilaciones y pensiones subieron un 37 por ciento, y la AUH, un 22 por ciento. Aun en medio de la polémica por el índice de inflación del Indec, el matutino La Nación publicó la semana pasada que el promedio de la inflación medida por los consultores privados fue del 20 por ciento, cinco puntos menos que en 2010. Así, la suba de la masa de ingresos fue claramente superior a la evolución de los precios. Este dato, sumado al aumento del empleo, es la razón del fuerte incremento del consumo.

INVERSIÓN PÚBLICA

La Inversión pública ya representa el 4,35 por ciento del PBI, siete veces más que hace ocho años. En 2011, fueron 92 mil millones de pesos, casi el 15 por ciento del total del gasto. Más allá de lo que representa en términos de inversión, la obra pública es un fuerte multiplicador de la economía. Alrededor de ella, nacen y crecen miles de empresas que realizan las obras o son proveedoras de las contratistas. El año pasado 454 mil personas trabajaron en obras públicas. En el Ministerio de Planificación estiman que el empleo indirecto creado por las obras supera el millón doscientas mil personas.   

FINANCIAMIENTO

La llegada de Mercedes Marcó del Pont al Banco Central cambió la dinámica del financiamiento en el país. “Desde el principio de la gestión trabajamos en el tema del crédito PyME. Los bancos aceptaron resignar ganancias inmediatas con la intención de agrandar el mercado y ganar más en el futuro. Algo que, hasta este momento, no habían entendido”, señala Marcó del Pont a Debate. Durante la gestión de Martín Redrado los bancos concentraban sus préstamos en el consumo. En la actualidad, crecen más los créditos a las empresas que a las personas. Antes de su desembarco, el financiamiento a pymes estaba concentrado en la banca estatal. Ahora, los préstamos a pequeñas empresas suben a mayor ritmo entre los bancos privados que entre los oficiales. En 2011, el sistema financiero incrementó el stock de créditos totales en un 51,7 por ciento.

INVERSIÓN

Mientras la incertidumbre retrae la inversión en el mundo, en el tercer trimestre de 2011 la economía argentina alcanzó su récord histórico: la inversión representa el 26,2 por ciento del PBI. Un reciente informe del Centro de Estudios para la Producción reveló que el 76 por ciento de las empresas proyecta una nueva suba de sus inversiones para el 2012.  La Argentina está al tope del ranking de países de mayor crecimiento de inversiones en Latinoamérica, con un 21,9 por ciento en relación al 2010;  seguida por Ecuador, con un  16,2 por ciento; Chile, un 15,4 por ciento; Colombia, 13,3 por ciento, y Paraguay, 12,8 por ciento.

EXPORTACIONES

La llegada de la crisis internacional al país se esperaba por el lado de una previsible caída de las exportaciones, ya que las principales naciones compradoras están en recesión. Pero, en 2011, las ventas externas crecieron un 25 por ciento. Una de las principales razones de esta evolución fue la política de acuerdos regionales. La Argentina se convirtió en el segundo país exportador de bienes industriales a Latinoamérica, después de Brasil. Vehículos, maquinaria agrícola, productos farmacéuticos y software son algunos de los productos de mayor penetración en la región.

SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES

La participación de las importaciones en relación al PBI viene cayendo desde 2008, cuando fue del 17,6 por ciento; en 2010, y en 2011 bajó entre 1,5 y 2 puntos anuales. Según estimaciones del Ministerio de Industria, el año pasado la Argentina sustituyó 7.000 millones de dólares de importaciones. “El incremento de la sustitución es el resultado de una política industrial en la que se prioriza la defensa del trabajo argentino y la agregación de valor; porque incentivamos al que produce y exporta a que produzca más y también al que importa, para que lo haga en el país”, indica la ministra de Industria, Débora Giorgi, a Debate.

DESENDEUDAMIENTO

La crisis internacional actual es una crisis de deuda. Los países centrales no pueden honrar los pasivos del Estado. En esa situación, si bien les convendría impulsar el consumo a través de políticas anticíclicas, no tienen con qué. El fuerte desendeudamiento que llevó a cabo el país en estos ocho años, resultó en que, en la actualidad, sólo tenga que destinar el 2 por ciento de su PBI al pago de su deuda. Así, liberó recursos para impulsar la actividad desde el Estado.

EL DÓLAR

Durante décadas la Argentina cayó en recurrentes crisis por estrangulamiento de su balanza de pagos: pago de deuda, remisión de utilidades, fuga de divisas y déficit comercial resultaban en una escasez de divisas que terminaba en fuertes devaluaciones, seguidas por procesos inflacionarios. Solucionados los temas de deuda y comercio exterior, ante la amenaza de un contagio de la crisis internacional, el Gobierno decidió trabajar en la fuga de divisas, restringiendo la compra de dólares a quienes no puedan demostrar el origen de sus fondos. A la vez, sin llegar a legislar al respecto, se les “sugirió” a las multinacionales que disminuyeran sus giros. Así, el país sostiene el equilibrio en su balanza de pagos.  

CONFIANZA

El Gobierno demostró en estos ocho años que es capaz de cuidar la producción y el empleo. Así, todos los indicadores de confianza están en sus máximos históricos. Este dato es fundamental para eludir la crisis internacional. Un reciente sondeo de Haime y Asociados revela que el 54 por ciento de los argentinos piensa que, en 2012, le va a ir mejor que en 2011. Este nivel de confianza es único en el mundo en este momento.

Fuente texto: página web revistadebate.com

Fuente imagen: economia.iprofesional.com

Anuncios
Published in: on enero 11, 2012 at 5:34 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2012/01/11/roberto-navarro-las-razones-por-las-que-la-argentina-sigue-creciendo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: