Robero Caballero: A los jóvenes de ayer

 

Pero el kirchnerismo hizo un aporte sustancial a la gramática reincidente de estos últimos años: la convirtió en hechos. El acto de ayer en Vélez comenzó con un mini documental de tono épico donde estaban reflejados todos sus hitos. Desde su génesis, con el exiguo 22% de 2003, hasta el Cristinazo del 54% en octubre pasado. Y hay que reconocerlo: nadie desafió las leyes de la gravedad de la política argentina, enferma de posibilismo, con tanto atrevimiento. Y nadie, tampoco, cosechó tanto, en tan pocos años. Las “mil flores” de 2010 se convirtieron en multitudes abigarradas que ayer colmaron un estadio con esas efusividades y sentimientos reservados sólo a los ritos trascendentes. Con el último discurso de Cristina, que merece muchas relecturas a futuro, el kirchnerismo ingresó en una nueva etapa. La previa a convertirse en un movimiento donde, quizá, ya no pueden coexistir intérpretes múltiples de lo que ocurre o hay que hacer, sino una conducción afirmada que exige “unidad y organización” para ir por lo que falta, asignándole a la juventud del Bicentenario un protagonismo del que a veces recelan aún los muy convencidos setentistas que fueron columna vertebral del envase epocal del kirchnerismo virginal que sumó a sectores de linajes e identidades diversas. Como si ahora Cristina hubiera dicho “vamos por allá y con ellos, y a remar todos juntos, si se dicen kirchneristas”. El mensaje de la presidenta a la veteranía saludable e indispensable que forman los “jóvenes de ayer” no fue áspero, en realidad: simplemente los invitó a verse reflejados de algún modo en las decenas de miles de pibes que gritaban ahí, en el campo y las tribunas atestadas, que viven al kirchnerismo gobernante como un peronismo posible para este tiempo, donde el tema “Juguetes Perdidos” de los Redonditos de Ricota (“banderas rojas, banderas negras”…) disputa espacio sonoro con la “Marcha Peronista” tradicional. Un trasvasamiento generacional necesario y dialogado, tan parecido y, a la vez, tan distinto del que proponía el Perón del retorno, en un país que cambió definitivamente. Una imprescindible siembra a futuro, en definitiva, de alguien que está viendo por encima de la coyuntura. Que, si se quiere, explica también a los miles reunidos que la historia no se escribe de manera lineal, sino con avances y retrocesos, por encima y por debajo del renglón, reivindicando las desprolijidades que tarde o temprano desembocan en sueños colectivos concretados como la recuperación de YPF para todos los argentinos.

El llamado a la “unidad nacional”, el reconocimiento a los opositores que votaron el proyecto de ley, habla de una convocatoria plural a sumergirse en discusiones políticas donde, por primera vez desde la vuelta de la democracia, no sean las corporaciones ni los organismos multilaterales de crédito los que decidan qué hay que hacer, ni cómo.

Cristina no es trivial. Nunca lo fue. A nadie le resulta indiferente. La aman los que estuvieron en Vélez. La detestan los que se quedaron afuera de la cancha, en términos simbólicos. Su principal cualidad es que avanza explicando. Ayer mismo habló del legado, porque –dijo– ella no es eterna.

Pero sí quiere que sus políticas lo sean. Eso le pidió a los jóvenes de ayer. 

Fuente texto: diario Tiempo Argentino, 28 de abril de 2012

Fuente imagen: inforegion.com.ar

Anuncios
Published in: on mayo 1, 2012 at 3:04 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2012/05/01/robero-caballero-a-los-jovenes-de-ayer/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: