Jorge Giles: La Plaza del Salmón

 

Fue la plaza del salmón.

De los que nadan contra la corriente del poder.

De los que reniegan del posibilismo como valor de cambio.

De Néstor y Cristina.

De los que luchan por la justicia.

Esos fueron los que ayer llenaron ayer las calles y las plazas del pueblo.

Ellos, los humillados en siglos, los olvidados, los apaleados, llenaron nuevamente la Plaza de Mayo.

La historia de este pueblo alumbró su fallo. Y no hay cautelar que valga.

Lo hizo con abrazos, baile y canto, con las banderas en alto y la alegría imbatible.

El pueblo hizo tronar su escarmiento de amor para que nadie olvide que de aquí en más, nadie se mueve.

La plaza no fue de los resignados, fue de los salmones, como llamó Cristina a los que forjan la historia del continente.

Este 10 de diciembre, las buenas costumbres hacen decir y escribir que a esta nación que somos la cuidamos entre todos.

Menos la oposición.

Que recuperamos la política y consolidamos la democracia y ampliamos los derechos entre todos los sectores.

Que juzgamos a los represores y a los monopolios del miedo y de los medios y nos integramos a la Patria grande.

Menos la oposición.

Son los que salen al aire, como si nada, a patrimoniar en su haber el inventario de los logros obtenidos en estos años, mientras defienden a las corporaciones.

La democracia se hizo fuerte con este proyecto de país, enjuició a los genocidas, liberó la palabra de su prisión corporativa, el Grupo Clarín.

La democracia hizo el MERCOSUR y construyó la UNASUR y abrazó a Cristina con Dilma, con Correa, con Evo y con Chávez.

La oposición, mientras tanto, se abrazó con Magneto y los patrones de la SIP.

En este aniversario de la Democracia y la celebración del Día Universal de los Derechos Humanos, endurezcamos la bondad para aceptar la verdad tal como se muestra.

No hagamos posibilismo. Hagamos honor al realismo que construyó este pueblo, solito su alma.

Como cuando los carapintadas del odio, la oligarquía de la Sociedad Rural y los titulares de Clarín apretaban al Presidente Alfonsín contra las cuerdas de la hiperinflación y la angustia colectiva.

Por eso hay que reivindicar a ese Alfonsín tozudo que peleó como pudo contra los monstruos del poder corporativo.

Hay que salir a gritar a los cuatro vientos que esta democracia se debate hoy contra esos mismos poderes y que los opositores faltaron a la cita; o lo que es peor, se pusieron del lado de Clarín y los poderosos.

Ni la democracia ni la memoria de este pueblo se merecen un borrón y cuenta nueva.

Digamos la verdad:

El kirchnerismo es la continuación victoriosa de lo que trunco dejó el primer peronismo y el alfonsinismo en el gobierno.

Sólo diciendo la verdad seremos libres.

Fuente texto: jorgegiles.blogspot.com
Anuncios
Published in: on diciembre 11, 2012 at 12:13 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2012/12/11/jorge-giles-la-plaza-salmon/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: