Enrique Masllorens : La construcción de la violencia

Mucho y muy bueno se ha escrito y dicho en estos días sobre el ejemplo, la trayectoria, los logros y los desafíos que encarnó y encaró el comandante Hugo Chávez. De lo artero, premeditado y organizado de los ataques que soportó y pudo derrotar con el apoyo de los humildes de su tierra, de los que eran los nadies, los ningunos y se convirtieron en sujetos dignos que dejaron de bajar la vista frente a los poderosos y comenzaron a construir poder popular. Y por el apoyo de aquellos gobernantes latinoamericanos –que se parecen a sus pueblos– que reconstruyen los sueños de la Patria Grande que iniciaron Bolívar, San Martín, Martí, Artigas y tantos otros. 

Hartos de perder elecciones, de ver la adhesión popular y la consolidación de un nuevo paradigma opuesto al neoliberalismo decadente y empobrecedor, los sectores del privilegio liderados por los medios de la oligarquía subsidiarios de los designios del imperio, decidieron agitar el fantasma de la violencia. La maniobra para hacer aparecer a los chavistas como responsables de la masacre de Puente Llaguno en 2002, quedó desacreditada en el imperdible documental que lleva el nombre de ese lugar de Caracas.

 Hace poco tiempo comenzó una nueva etapa de la oposición regresiva en la Argentina, copiando la metodología de los venezolanos que tienen su corazón –y sus dineros– en Miami: la de acusar a La Cámpora de estar armándose como para iniciar una guerra. Esta multitudinaria agrupación juvenil que crece constantemente es objeto principal de demonización y estigmatización porque la lógica de enfrentamiento y cohesión de la tropa propia necesita de la identificación de un enemigo principal, de un monstruo grande y que pisa fuerte. Son jóvenes, leales, hacen trabajo de base en barrios, colegios, universidades y sindicatos y sólo una ínfima porción de ese colectivo ocupa cargos en el Estado sin una sola denuncia de corrupción o mal desempeño en sus funciones. Pero de eso los medios hegemónicos y la oposición que envidia la adhesión juvenil, no hablan.

Fue como siempre el delirio patológico de Elisa Carrió la que anunció en tiempos de la discusión por la 125 que “había armas” que los ruralistas serían emboscados. La socia de Pino Solanas (da vergüenza ajena decirlo) se monta en la nueva campaña, junto a otro increíble personaje de opereta, Raúl Castells, para “denunciar” que el RENAR que conduce un militante camporista, “está haciendo una entrega indiscriminada de armas”. El tamaño de la mentira es tan evidente que no necesita pruebas. Aun así, van algunas: el Registro Nacional de Armas tiene como misión el registro físico y el control de las armas de fuego y otorga los permisos de tenencia o portación luego de un exhaustivo estudio de los potenciales autorizados y no tiene ni reparte armas. Es más, el RENAR lleva más de 143 mil entregas voluntarias de armas que son sistemáticamente destruidas. La presentación del director del organismo Matías Molle ante la justicia, revelando los nombres de los permisionarios y el notorio decrecimiento de las autorizaciones otorgadas, desarticula la falaz y maliciosa denuncia mediática.
Donde tampoco tienen lógica y sustento las versiones es en la relación del RENAR y un hipotético acopio de armas por parte de los militantes, que se extendería a todo Unidos y Organizados. Bastaría –si no fuera que son conscientes de que están mintiendo– con que consultaran a algunas plumas de Clarín que han tenido experiencias político-militares y conocimientos en los años ’70. ¿A quién se le ocurriría tener armas registradas personalmente, con nombre y apellido para iniciar una guerra o cometer algún delito? Es una burla a la inteligencia y un abuso de la lógica.

También es un abuso a la razón –sólo posible gracias a los medios hegemónicos que apoyan a los mononeuronales Macri y De Narváez– que quienes incitan constantemente a la violencia sean presentados como conciliadores y ahora bendecidos por el Papa Francisco. Mauricio Macri no tuvo vergüenza de declarar en el Vaticano  que los “nuevos tiempos” de amor y paz comenzaron en la manifestación del pasado 8 de noviembre. Esa en la que se pedía y deseaba la muerte de la presidenta, se festejaba la desaparición física de Néstor Kirchner, se trataba de negros vagos a quienes reciben la Asignación Universal y se golpeaba a periodistas e insultaba a las mayorías, acompañados por Cecilia Pando y otras excrecencias. ¡Muy evangélicos y papales! Y el otro pseudo peronista de cartón pintado, el inefable Francisco de Narváez gasta una fortuna en una campaña que resume odio y enfrentamiento: “Ella o vos”. El pánico a una nueva avalancha de votos en octubre, sumado al temor de la consolidación de la Patria Grande con el próximo triunfo de Nicolás Maduro en Venezuela, tiene a la oposición comandada por Héctor Magnetto al borde de un ataque de nervios. Patéticos y burdos, se concentran en operaciones que no pueden durar por lo inconsistentes, pero que a fuerza de repetición y sumatoria de informaciones falsas consiguen inocular su venenoso mensaje.

Los argentinos seguiremos adelante, aunque algún trasnochado llame  imberbes a los jóvenes militantes de la democracia. Y para no volver nunca más al pasado, una gran parte del pueblo seguirá pidiendo y trabajado para hacer posible la continuidad de Cristina más allá de 2015. ¡Nunca menos!

Fuente texto : diario tiempo argentino, 22 de marzo de 2013

Fuente imagen:diylol.com

Anuncios
Published in: on abril 2, 2013 at 5:55 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2013/04/02/enrique-masllorens-la-construccion-de-la-violencia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: