Hugo Presman: Periodismo idependiente , hipócritica y militante

 

Corría el año 2004. Jorge Lanata prologaba el libro de Romina Manguel y Javier Romero “Vale Todo”. Biografía no autorizada de Daniel Hadad”. Ahí puede leerse: Daniel Hadad, Raúl Moneta, Bernardo Neustad, Gerardo Sofovich, Jorge Asís, fueron los Astiz del menemismo: los miembros de los grupos de tareas que tuvieron a su cargo el trabajo sucio dentro de los medios.” Ocho años después, un Lanata post quiebra de Crítica y de su paso por el teatro de revistas, el que vegetaba aburrido y enfermo por el canal 26, muy lejos del ingenioso director de Página 12, se convirtió en el as de espadas del grupo Clarín, a través de su programa en Radio Mitre “Lanata sin filtro”, y en Canal 13 con “Periodismo para Todos”.

Con su desmesura habitual, el periodista injustamente equiparaba simbólicamente a periodistas y empresarios menemistas cuestionables pero de ninguna manera asimilables con un asesino como Astiz. Aquella durísima calificación de grupo de tarea, no en el sentido que le dio la dictadura establisment-militar, sino en el original (gente abocada a una tarea específica) hoy puede ser rescatada para ser aplicada al periodismo que practica, junto al diario La Nación, que bajo el envoltorio de independiente ejercita desde su fundación el periodismo más militante con el que se puede ejemplificar la representación activísima de poderosos intereses.

Nunca al periodismo que se asume como militante se le ocurrió entregar a un presidente electo un pliego de condiciones, un virtual ultimátum como hizo Claudio Escribano, directivo del órgano mitrista, a Néstor Kirchner el 5 de mayo del 2003, bajo la amenaza que en caso contrario no duraría un año.

Uno de los méritos indudables del kirchnerismo es haber bajado al periodismo del pedestal de fiscal y juez al que había sido elevado durante el menemismo y el haber dejado al descubierto cómo desde siempre un medio de comunicación es la continuación larvada o explícita de intereses concretos. Situación que se potenció en forma superlativa durante los noventa, donde los medios de un grupo pasaron a ser el Caballo de Troya de la multiplicación de áreas económicas en donde sus empresas libran batallas para desplazar a la competencia, para conseguir nuevos negocios y garantizar la máxima rentabilidad de los ya poseídos.

Algunos periodistas de los que se autocalifican “independientes” al ser desnudados en sus mentiras, buscan una nueva careta y se autodenominan “periodismo crítico”. No es el caso de Pablo Sirven, el secretario de redacción de la Tribuna de Doctrina, quien el 29 de noviembre de 2010 bajo el título de “ El nuevo periodismo militante” escribió : “Tal fue la salva de escupitajos conceptuales que han mantenido sobre la expresión “periodismo independiente” que hoy ya son pocos los que se atreven a seguir usándola.” No fueron los escupitajos conceptuales Pablo, los que inclinan el terreno: es la flagrante mentira lo que está siendo triturada. Pero dejemos que el escriba mitrista diferencie al periodista independiente del militante.

“Pero no les alcanza: ahora van por más. Ya hace rato que expresan su ateísmo en torno a la existencia de la objetividad y su afán por descentrar de manera bastante grosera la postura apartidaria que procuran tener los “periodistas profesionales” en el ejercicio de su actividad, en contraposición con quienes se vienen reivindicando con orgullo como “periodistas militantes”…….¿Cuál sería la diferencia entre un “periodista militante” y un “periodista profesional”? El primero antepone su ideología a la información, a la que interpreta a través de aquélla. Cualquier noticia debe servir, antes que nada, a la “causa”. Lo demás se descarta o minimiza. Esto sucede, hasta las últimas consecuencias, en los regímenes totalitarios donde se publica exclusivamente aquello que es útil al gobierno y se silencia por completo a los que no se disciplinan verticalmente al “pensamiento único”.

El “periodista profesional”, aunque tenga ideología, de todos modos tratará de dejarla a un lado y procurará abordar la noticia sin preconceptos, tratando de mostrar sus múltiples matices y contradicciones. Naturalmente, se trata de una persona y como tal no está exenta de pasiones y puede equivocarse. Por otra parte, se expresará dentro de los márgenes de la política editorial de la empresa periodística donde se desempeña.”

Pablo Sirven, “republicano y demócrata”, se asombra que en Radio Continental haya quien como Víctor Hugo Morales vaya contra la línea editorial de la empresa y el resto de los programas de la emisora. En un reportaje realizado en la Nación del 24 de marzo del 2013 por Pablo Sirvén a Juan Luis Cebrián, titular ejecutivo del grupo Prisa, fundador del diario EL PAÍS, se da el siguiente diálogo: Pregunta PS: “Hay quienes se preguntan si el mantenimiento de Víctor Hugo Morales en la grilla en tanto difiere en sus contenidos y énfasis con el resto de la programación, obedece a algún tipo de estrategia particular frente a un gobierno que es más bien hostil a Prisa….

JLC: Víctor Hugo es un gran relator de fútbol, pero la realidad es que no lo sigo ni a él ni a los demás conductores argentinos. No tendría tiempo para escuchar las radios de todos los países donde estamos. La filosofía que aplicamos es que los medios los dirigen los directores y la línea editorial es responsabilidad de ellos. Por lo tanto, no intervenimos directamente en las contrataciones.

SIRVEN: Por lo que me dice no parece estar al tanto del caso….

JLC: (Risas) Lo conozco perfectamente y creo que también conozco la confrontación que hay entre los medios más relevantes y el Gobierno. Es una situación peculiar, pero tenemos cierta ponderación a la hora de analizar los conflictos, ya que jamás ninguno de nuestros comunicadores recibió alguna instrucción para hablar bien o mal.”

EL PERIODISMO INDEPENDIENTE DE LANATA SIN FILTRO

Lanata dice que es periodista y hace periodismo. Así a secas. Un periodismo no ideológico; por sobre los intereses económicos; objetivo; neutro; apartidario; puro; profesional. Volvamos a la definición de Pablo Sirven: “El “periodista profesional”, aunque tenga ideología, de todos modos tratará de dejarla a un lado y procurará abordar la noticia sin preconceptos, tratando de mostrar sus múltiples matices y contradicciones.” Veamos entonces la profesionalidad de Jorge Lanata expuesta claramente en su editorial del 25 de marzo en Radio Mitre: “No estoy llamando ni a un golpe ni a una rebelión ni nada. Hay que lograrlo en las urnas. En el fin de semana escuché a Cristina diciendo que hay que terminar con la soberbia. Y me dio la misma tristeza, porque no se puede ser tan impune”.

En nombre de una ideología que no existe están haciendo mierda el país. Y la única ideología de los K es seguir en el poder. No importa cómo. Lo único que quieren es quedarse ahí. Los K anuncian batallas nobles que terminan en peleas de mafias. Yo les quiero decir este año que tenemos que cambiar, no podemos seguir así. Este país tiene que cambiar de una vez. No podemos sufrir así más. Este país tiene que recuperarse. No estoy llamando ni a un golpe ni a una rebelión ni nada. Hay que lograr en las urnas que esta gente se vaya. Tenemos que sacar a esta gente votando a otra gente, pero esta historia no da para más. Que pierdan una vez el inconmensurable poder que tienen y que nos está haciendo mierda. Hay que cambiar. Voy a hacer todo lo posible para que eso pase y yo les pido que hagan todo lo posible ustedes también”.

Claudio Escribano y Jorge Lanata, dos periodistas independientes. Si esto no es periodismo militante ¿El periodismo militante donde está?

Con relación a la independencia, dejemos que hable Lanata en la biografía de Luis Majul sobre el ex director de Página 12: “ Nosotros teníamos un quilombo de guita con el banco que manejaba De Santibañes….Pero sí, le pedí a Verbistky que no le diéramos. Le dije que no era grave, nos hiciéramos los boludos……Mil veces nos pasó eso: de hacer una cosa y perder un aviso. También nos pasó de no sacar algo para no perderlo” Página 178.

“En ese momento, con tal de seguir bancando al diario, hacíamos cualquier cosa, hasta defender la creación de Air Pampas ( Refiriéndose a su asociación con Mata en el diario Crítica) Página 361.

Su cambio de trinchera y la distinta repercusión actual que tiene, la encubre bajo una hipócrita ingenuidad: “Ante la gran prensa me ignoraba. Ahora me publica, aunque diga cualquier pelotudez. Yo no dejé de decir lo que pienso. Y eso es lo importante, no qué medio me publica o me deja de publicar.” Página 418.

Si tu discurso coincide con la prensa del establishment, si lo que pensás es lo que piensa el poder económico, es evidente que sus amplificadores potenciarán “cualquier boludez”.

Y finalmente su opinión sobre el periodismo militante: “Yo, al periodista militante, le preguntaría: ¿ Con qué plata militás, con la tuya o con la mía?”. Página 426.Sería bueno que la responda.

EL GRUPO DE TAREAS DE RADIO MITRE

El 12 de abril del 2012 escribí una nota titulada “La contraofensiva mitrista” donde decía: “Radio Mitre ha fortalecido y homogeneizado su programación. Sintonizar la emisora del grupo Clarín es ingresar a un país donde la inseguridad impide transitar por calles y rutas, la corrupción cubre el territorio nacional, la inflación camina hacia la híper, los opositores son seres angelicales que caen inevitablemente en la telaraña depravadora del kirchnerismo, las calles están tomadas por los piqueteros que impiden a los honestos ciudadanos llegar al trabajo, los subtes están copados por los punguistas, los empresarios son maltratados por el Secretario de Comercio, el mundo nos ignora, los capitales no llegan y los que están huyen, la Presidenta tortura diariamente a través de arengas propaladas por la cadena nacional, los muertos quedan abandonados en las calles, La Cámpora se adueña del país, los países desarrollados planifican nuestra expulsión del planeta, mientras el gobierno duda si girar a la derecha o al chavismo, todo ello en medio de una feroz censura de prensa que sólo por ahora permite que todo esto se diga en los cuatrocientos medios del grupo hegemónico.

A través de la valiente posición del seleccionado periodístico mitrista, los ciudadanos argentinos pueden enterarse que el suicidio colectivo puede posponerse hasta el 2015, cuando el sol macrista u otra alternativa que recupere el libre ejercicio del mercado desplacen 12 años de barbarie populista. Si alguien sintoniza los noticieros cada treinta minutos, tendrá un resumen compactado de la última media hora con una modulación alarmista capaz de destrozar los nervios de un gandhiano.

Los hegemónicos que abogan por la libertad de mercado, en un hábil ejercicio de prestidigitación, se vuelven ecologistas en la megaminería cuando ellos contaminan con Papel Prensa y alteran el medio ambiente en su intento por construir una represa en Corrientes para regar campos privados de arroz; los que fueron cómplices del genocidio lloran lágrimas de cocodrilo sobre injusticias actuales irresueltas; los que han ahogado durante años la competencia en los medios se proclaman víctimas de la ley de medios audiovisuales.”

Más adelante decía: “En 1995, un grupo integrado por Daniel Hadad, su mujer, el abogado Oscar Salvi, Raúl Fernández y Marcelo Tinelli, se apropiaron indebidamente de la frecuencia de la radio de la Ciudad, en una licitación más que sospechosa. Rápidamente el grupo se desintegró y sólo quedó en la titularidad de la frecuencia el matrimonio Hadad. La emisora empezó a transmitir en enero de 1998 en un lugar privilegiado del dial y con una potencia muy superior a la aprobada. Su programación homogénea, su excelente calidad sonora, la buena y creativa sincronización radial, la ubicaron en 18 meses en el primer lugar de la audiencia, ubicación que detenta hasta ahora. Pero el motivo central que explica esta victoria es que el dial estaba fragmentado en distintas radios de diferentes grados de “progresismo”, y la 10 venía a dar respuesta con su discurso de derecha brutal a un mercado de alrededor del 30%. Mientras las otras emisoras dividían su audiencia, la 10 ocupaba una franja no abastecida y le proveía de las muletillas y falacias que querían escuchar.

Hoy Radio Mitre intenta aglutinar a todo el público visceralmente opositor, para lo cual ha convocado a un seleccionado de periodistas del establishment que son presentados y autoproclamados como independientes o profesionales. Cualquiera que escuche la emisora por un breve lapso, con criterio precisamente profesional, podrá dar fe que pocas veces se puede dar una muestra más clara de periodismo militante. Por supuesto que el calificativo de militante es usado como defensa de intereses o posiciones ya sean gubernamentales o de grupos privados. Los periodistas de Radio Mitre tienen todo el derecho de defender lo que defienden, pero es inadmisible que se digan independientes.”

Como era previsible y por las mismas razones que durante más de una década, Radio 10 encabezó el rating radial; hoy, con un equipo periodístico e ideológico más solvente, Radio Mitre ha inclinado la balanza a su favor.

EL EQUIPO DE JORGE LANATA

El mérito de Lanata es hacer un programa absolutamente sesgado pero indudablemente entretenido. Su enorme ego no obstaculiza que el grupo de colaboradores trabaje como un equipo que se interrelaciona. En política cuenta con Jorge Fernández Díaz, que es un moderado en el ámbito ultraconservador del diario La Nación, donde intenta sobrevolar el análisis político, pero que en el ámbito lanatiano se derechiza y embiste contra el gobierno como todos sus integrantes. Los secunda Luciana Geuna, la única que en los reportajes realizados a los políticos opositores en el clima distendido y cordial de una sobremesa de asado, conserva reflejos de periodista y el ascendente Nicolás Wiñazki, que imita a su jefe, pero sin su ingenio.

En economía, Ismael Bermudez, hermano de Jorge Altamira, es didáctico pero por debajo de su conocimiento económico asoma una nueva corriente económica que es el trotskismo-clarinesco. Varias veces a la semana aparece Gabriel Levinas que ha recorrido un largo camino: de la marginalidad izquierdista de “El Porteño” a integrar las huestes de Magnetto, invitado permanente a los programas del grupo, y ser columnista cada tanto del diario “La Nación”. Este año han sumado a la antigua movilera Mercedes Ninces, una incondicional de Clarín que es una versión de Lita de Lazzari joven en versión periodística. En espectáculos está Fernanda Iglesias, una chimentera eficaz que reemplazó a Osvaldo Bazán, un periodista en cuya sangre circula con intensidad la ideología de sus patrones, por lo que debe tener el mismo grupo sanguíneo que Mercedes Ninci. En deportes el eficaz Gustavo Grabia que trabaja ahora con Ernesto Tenembaum en la Rock and Pop, fue reemplazado por Sergio Gendler. Acompaña la locutora Adriana Verón, tan solvente como reaccionaria.

Parte del grupo de tareas se traslada los domingos a canal 13 y consuma Periodismo para Todos( PPT, imitación de la sigla de Diego Gvirtz), donde ha logrado con sus denuncias rating y repercusión notables. Más allá de imprecisiones, coincidencias y sospechas sólo válidas en el ámbito periodístico, hay denuncias con una base cierta de credibilidad que apuntan directamente al corazón del gobierno y que el mismo no puede hacerse el tonto, ni contestar con el silencio, porque el barro lo salpicará fuertemente y sus consecuencias son difíciles de prever.

PERIODISMO INDEPENDIENTE HIPÓCRITA Y MILITANTE

El periodismo independiente está atravesado por los prejuicios arbitrarios hacia los sectores populares. Así el más inteligente de los columnistas del diario que fundó Bartolomé Mitre, Carlos Pagni escribió el 8 de abril, describiendo la inundación: “De las casas anegadas salían flotando los plasmas de la “fiesta” del consumo. No hay imagen más fiel del populismo.” El columnista estrella del diario que intimó a Néstor Kirchner con un pliego de cinco condiciones, bajo el apercibimiento que en caso contrario no duraría un año, Joaquín Morales Solá escribió el 7-04-2013: “El periodismo independiente puede cometer errores -como no- , pero no está al servicio de ninguna causa política”. Y el periodismo que reivindica el periodista rutilante de Clarín, el periodismo a secas, arenga: “Hay que lograr en las urnas que esta gente se vaya Hay que cambiar. Voy a hacer todo lo posible para que eso pase y yo les pido que hagan todo lo posible ustedes también”. Y luego comparemos con la definición de Pablo Sirvén: “El “periodista profesional”, (agrego, el no militante) aunque tenga ideología, de todos modos tratará de dejarla a un lado y procurará abordar la noticia sin preconceptos, tratando de mostrar sus múltiples matices y contradicciones.”

Fuente texto: diario registrado, 2 de mayo

Fuente imagen: contrainfo.com

Anuncios
Published in: on mayo 6, 2013 at 6:03 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2013/05/06/hugo-presman-periodismo-idependiente-hipocritica-y-militante/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: