Hernan Brienza: Nada altera el panorama

Más allá del socavón que implican los resultados de ayer en el ánimo de algunos partidarios del Frente para la Victoria y del empujón anímico que genera en algunos espíritus optimistas de la oposición, los resultados de las elecciones de ayer en cinco provincias no alteran el tablero político en la Argentina y no cambian tampoco las perspectivas de las elecciones presidenciales para octubre.

artedigital

Vale la pena analizar lo que sucedió ayer sin histerias coyunturales:

a) Los resultados tanto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como los de Córodoba eran absolutamente previsibles. Nadie esperaba en su sano juicio que perdieran el Macrismo o el Delasotismo, por lo tanto el resultado electoral no puede sorprender a nadie. Sin ir más lejos, tampoco remueve el cordón central del país que siempre ha sido refractario a las políticas nacionales del Kirchnerismo.

A no alarmarse demasiado, los argentinos no quieren cambiar mucho. Siguen ganando los oficialismos.

Buenos Aires-Santa Fe-Córdoba-Mendoza nunca ha sido un corredor donde el Kirchnerismo pudiera solazarse altivo. En Córdoba, la relación con José Manuel de la Sota siempre fue tirante, contradictoria, mal llevada, y en la provincia cuyana el Peronismo había logrado ganar en 2011, pero históricamente había sido un coto conservador.

Más allá de los dos grandes distritos provinciales, lo cierto es que al FpV siempre le bastó con el norte, el sur y la provincia de Buenos Aires para obtener el premio mayor de la presidencia de la Nación.

b) Mauricio Macri zafó bien del brete en el que había sido puesto con la candidatura siempre difusa de Martín Lousteau, y la diferencia de votos es tan grande que hace complicada la posibilidad de que pierda en una posible o supuesta segunda vuelta. Todo esto si, finalmente, el joven cool y perversón no decide hacerle caso a sus jefes Ernesto Sanz y Elisa Carrió y le deja la partida ganada a Horacio Larreta.

De todas maneras, el PRO demostró que sigue hegemonizando la CABA y que uno de cada dos porteños se siente representado e interpelado por el macrismo.

Un punto aparte merece el subidón de Mariano Recalde que, después de remar en dulce de leche con dos palitos chinos, logró recuperarse en la carrera y recuperar un 20 por ciento de votos respecto de las PASO.

c) Por último, el gran dato de las elecciones de ayer es que no se alteró el ánimo de los votantes: Continúan ganando los oficialismos. Esto quiere decir que los argentinos no están muy seguros de querer demasiados cambio, sino más bien todo lo contrario, o sea, quieren conservar lo que tienen con la posibilidad de hacer algunos cambio y modificar aquello que no les resulta conveniente.

En este sentido, las elecciones de ayer no dejan ver otra cosa que el replique de las elecciones de 2011 a esta misma altura del año. Hay que recordar: Macri había ganado la Ciudad, De la Sota había ganado la provincia de Córdoba. Unos meses después, en las presidenciales, Cristina Fernández de Kirchner ganaba las elecciones en Buenos Aires y en Córdoba.

A no alarmarse demasiado, los argentinos no quieren cambiar mucho. Siguen ganando los oficialismos.

Fuente texto: infonews.com

Fuente imagen : artedigital.com

Anuncios
Published in: on julio 6, 2015 at 7:27 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2015/07/06/hernan-brienza-nada-altera-el-panorama/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: